El Congreso Nacionalista comenzó acá.

«Todos los nacionalistas activos deberemos reunirnos en un Congreso Nacional...» decíamos a fines del 2015. Pedíamos Unión, Acción y Restauración.

Distintas agrupaciones nacionalistas tomaron rápidamente la posta: se unieron, crearon una Confederación y convocaron a un Congreso a realizarse el próximo mes de octubre.

¡Hombres de Acción! ¡La aclamada Unidad! ¡Un nuevo Nacionalismo!

Esos hombres, que hace unas horas nomás caminaban juntos en pos de un objetivo en común, ya no están unidos. No me va a decir... ¿Otra vez sopa? ¿Y la Restauración?

Consultamos a las partes. ¿Y...? NS/NC No sabe; no contesta.

Sugerimos poner «a cielo abierto» las miserias del Nacionalismo. El nacionalista de a pie necesita entender de qué se trata. No podemos volver a las andadas. ¡Hay que ponerle fin al CAN que se muerde la cola sin cesar!

¿Un nuevo Nacionalismo? ¡No! ¡De ninguna manera! Estamos donde empezamos.

Para la humanidad, como para la naturaleza, hay momentos que resultan más propicios al florecimiento. En los veranos de la humanidad, cuando el terreno arde bajo el sol, los genios y los héroes abundan.

Nos encontramos en el comienzo de una primavera; echamos de menos la profusión solar o, lo que es lo mismo, una buena cantidad de sangre derramada.

Manifiesto de la Mujer Futurista

Buscó a su Señor y lo encontró / le contó de sus lágrimas / rogándole: «¡si pagan ese impuesto, mueren de hambre!» / Él le respondió: «cabalga desnuda por la ciudad / y lo revocaré»... / Entonces ella montó, vestida de castidad: / un aire profundo se oía a su alrededor mientras subía / y todo ese mínimo viento apenas respiraba por miedo... / Cumplió con su Señor, quitó el impuesto / y se construyó un nombre eterno.

Alfred Tennyson

Izquierda Caviar es una expresión política de uso coloquial y peyorativo, utilizada para referirse a aquellos que proclaman tener ideas de izquierda pero que mantienen una vida con ciertos lujos o alejada de los ideales que algunos suponen propios de una política de izquierda.

Su origen se relaciona a la etiqueta en francés gauche champagne, que surgió de la percepción de la actividad de proponer brindis a los socialistas famosos con champán, originada en 1855, de un texto del filósofo Alexander Herzen, que en From the Other Shore escribió: «Son ellos, nadie más, los que se están muriendo de frío y de hambre... mientras tú y yo en nuestras habitaciones de la primera planta estamos charlando acerca del socialismo comiendo pasteles y tomando champán».

Se utiliza como complemento la palabra caviar por el alto precio del mismo para connotar un alto poder adquisitivo.

Cuando Europa regrese a sus raíces / vestida con antiguas cicatrices / como en el alba / de su edad primera. / Y suba por los montes solitarios / una estirpe imperial de / legionarios. / Su muerte, Capitán, será bandera. / Cuando el Tabor se crispe refulgente / anunciando el origen de Occidente / —la razón teologal de toda historia— / o se repita el gesto de Betania / al contemplar el cielo de Rumania. / Su vida, Capitán, será victoria. / Cuando arome el incienso y el laurel / la imagen del Arcángel San Miguel / alzada en cada altar y en cada mesa. / Habrá un canto de amor por los caídos / presentes en el rezo de los nidos. / Su nombre, Capitán, será promesa. / Cuando el / honor conduzca a las naciones / hacia el rumbo que marcan sus pendones / estampados en Cruz por estandarte / la ley del sacrificio y del trabajo / regirá inapelable como un tajo. / Su ejemplo, Capitán, será baluarte. / Cuando su sangre que brotó en martirio / fecunde de la raza un nuevo lirio / y la luz del dolor se haga visible. / Cuando doblen campanas en los templos / celebrando el valor de sus ejemplos. / La Legión, Capitán, será invencible.

Antonio Caponnetto